PRIMAVERA, MOMENTO DE LIMPIAR EL “ARMARIO INTERIOR”

Espiritualidad

PRIMAVERA, MOMENTO DE LIMPIAR EL  “ARMARIO INTERIOR”

Limpiar nuestro Armario Interior muchas veces resulta tan complicado y doloroso, preferimos seguir acumulando, sin darnos cuenta que ha de llegar el momento en que reviente; o que llegue algo tan espectacular y no tengamos espacio para acomodarlo.

Meditacion

 

Hace un tiempo participe en el Club de las Diosas,  de un reto, bajo la etiqueta #periscopeconproposito.

En una de las  semanas hubo dos temas que golpearon fuertemente en mi: “Cosas viejas que guardo” y “Porque soy Feliz”.

Jadira, una de las participantes del reto, mostró un güiro (guicharo) que guarda, y ahí se abrió la puerta de mi armario (closet) interior.

PRIMAVERA, MOMENTO DE LIMPIAR TU “ARMARIO INTERIOR”

tristezaLimpiar nuestro armario interior muchas veces resulta tan doloroso, que preferimos seguir acumulando, sin darnos cuenta que llegará el momento en que reviente; o que llegue algo tan espectacular y no tengamos espacio para acomodarlo.

No es fácil, pero tenemos que enfrentarnos, abrir la puerta y comenzar el inventario:

Descartar lo que no sirve – imagina una funda o bolsa de basura en donde vas echando todos aquellos momentos, detalles, palabras, etc., que te lastimaron o hicieron daño, descarta lo que no tiene significado en tu vida presente.  Ahora, la amarras fuerte pero tan fuerte que no pase ni el aire, y las botas lejos tan lejos como el infinito, al vacío, donde no tenga oportunidad ni manera de regresar nunca jamas.

Donar aquello que pueda ser útil a alguien más – todos tenemos historias, historias que deberían ser contadas.  Esas historias de vida que te marcaron y saliste victoriosa o victorioso, es momento de compartirla y permitirle a otros, por tu experiencia, tener la oportunidad y las herramientas para enfrentar su historia.  Esas son las cosas que aunque ya no son útiles para nosotros, en su momento si lo fueron, nos fortalecieron nos hicieron ser quienes somos.  Vale la pena donarlas a otros y ayudarles en su proceso de limpiar su armario interior.

Quedarnos con lo que nos sirve y hacer espacio para lo nuevo – Lo hermoso y maravilloso lo guardamos, claro que si, para darnos la satisfacción tantas veces queramos de buscarlo y revivir.  Pero, hay situaciones (negativas) en nuestra vida que debemos guardar, esas que cuando se nos presentan nuevamente y abrimos nuestro armario (alma, conciencia, razón) vemos que ya esta ahí y que no hay espacio para guardar otra mas. Ese espacio le pertenece a otra “cosa” nueva y mejor.

Que nos puede tomar tiempo? Vamos, puede ser tanto tiempo como mucho, y tanto tiempo como nada. Sino comienzas, jamas sabrás.

TENGO EL DERECHO A CELEBRARME

 

Y volviendo al güiro.  Ese detalle me hizo recordar a Nicolás, mi papá.  Mi madre fue una mujer tan espectacular que nunca, nunca jamas nos habló mal de él, siendo un padre ausente en todo el sentido de la palabra.   Ya de adultas, en los momentos que contábamos historias, salían a relucir esas “maravillosas” anécdotas de las andanzas de Nicolás.

img_3060
Nicolás y Yo (1973-74)

Ese güiro, me hizo abrir mi armario interior, y descubrir que aunque recuerdo su ausencia, atesoro y guardo de él esos momentos, pocos, pero bonitos.  Por qué guardar lo que te causa dolor? por qué guardar lo que te lastima? por qué guardar lo que nada aporta a tu vida? Ya pasó, ya fue, ya “aprendiste la
lección de vida”, pues Ya! Toma la decisión de recoger, descartar, dejar ir y comenzar a almacenar lo nuevo.  Pero, ojo, de lo que llega guarda lo que valga la pena, lo que no, que no te ocupe espacio.

Tu vida es un armario muy valioso para llenarlo de cachivaches.

 

Dentro de mis experiencias de vida, cada batalla me ha llevado a que cuando mi armario interior está en desorden ( muchas veces pasa sin darte cuenta, y es un reguero) sacar tiempo para organizarlo.  He aprendido que te lastima qué o quién tú permites, y aquello o aquellos que se dan por permitidos los atajo en el camino.   

Tenía guardado el perdón en un cajón, lo rescate y me perdoné.

Hay situaciones de vida que jamas aceptaré, pero he aprendido a vivir con ellas.  No soy hipócrita conmigo, y son parte de mi realidad.

Espiritualidad

Aquello que no puedes cambiar, déjalo fluir.  Cree en ti, busca ese balance  y la armonía, lo que llamamos felicidad está ahí.  Rodearte de gente que sume a tu vida, no que reste. Todo está permitido mientras no hagas daño al otro ni a ti. Disfruta las cosas simples de la vida, a veces hacer nada (descansar) es saludable.  Y sobre todo, busca de El (no importa el nombre, pues El es nombre sobre todo nombre).

 

 

.

Toma el tiempo de organizar tu armario interior, seguro hay muchas gavetas llenas de felicidad.

 

Tus comentarios Son Importantes.

¡Suscríbete Ahora!

 Recibe todas nuestra actualizaciones             

 

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: