Una Mujer Extraordinaria

Una mujer extraordinaria.

 

mami

Cuando me senté frente al teclado para escribir sobre el día de las madres, se me hizo sumamente difícil poder escribir de forma genérica. Comencé a escribir sobre una mujer extraordinaria. La esencia de Otilia se hizo presente. Quería poder plasmar el sentimiento, como madre, de los que se siente; No por el día, por que para mi el día es lo menos importante, sino por lo que simboliza… Y no pude.

Es que para mi hablar de madres, es hablar de Otilia. Ella fue siempre, desde cuna, una mujer extraordinaria.  Una mujer que era fuerte, pero tierna.  Recta pero tolerante.  Clásica y moderna.  Siempre le dije Otilia, con su permiso y con el mayor de los respetos; y cuando buscaba “su ladito” era Mother.

FAMILIA
Otilia con toda la familia. 1985

Otilia nació un 18 de marzo, hija de Telesforo y María, fue la zurrapa, la mas pequeña de 4 hijos. De una cuna extremadamente humilde, pero nunca su mami la hizo sentir menos, siempre la criaron como una mujer extraordinaria. Nació y se crió en la Barriada La Aldea de Comerío. Curso hasta el 4to grado de escuela elemental, ya qué según me contó, era la mas grande del salón, tenÍa 12 años y se sentía como la mamá de los pollitos. Pero qué 4to grado, no había quién le pasara gato por liebre en matemáticas y dominaba a perfección el inglés, sin nunca haberse montado ni en la lancha de Cataño (decía que el tiburón que se la quisiera comer que saliera por la ducha).

Oti trabajó desde muy pequeña, fue despalilladora, costurera, tejedora, fritolera, repostera, y por mas de 30 años trabajó en el Hospital Municipal de Comerío en la lavandería  y la cocina.

Los mejores pasteles de arroz, guichis (wichis) y habichuelas guisá, las hacía Otilia.  No hay en Comerío quien no diga que fue la mejor cocinera del pueblo.

mami y todas
Otilia y 5 de sus 6 hijos 1998

Mami nos crió solita, (y cuando digo solita, fue solita) fue papá y mamá, y lo hizo a la perfección.  A mis hermanas, hermanos y a mí nunca nos faltó el plato de comida en la mesa (aunque ella se acostara sin comer)  Los domingos se iba a misa con ropa nueva que ella nos cosía. Fue una artesana de la aguja, mundillo, soles de Maracaibo,  bordados, en fin, sus manos eran creadoras de pura belleza.

La mejor vecina, amiga, la mejor abuela.   Sus nietos eran su vida.  Me crió a mi hija mas que como abuela, como madre.  Fue la alcahueta de Yadira en sus antojos,  Y ya no estando, llenó nuestra casa con su presencia en la boda de Jesse.  Su olor, la casa se lleno de su olor.

 

 

 

mami y valerie
Otilia con su amada nieta, Valerie

 

Ya Otilia no está en este plano terrenal, me queda su esencia, su presencia espiritual.  Sí, por que ella está siempre presente.  Cada vez que la casa se llena con ese olor a tabaco y perfume tan peculiar de ella.  Conste que mami NUNCA fumó, pero vivió justo al lado de la Consolidated Cigar, y su casa estaba impregnada de ese olor único y peculiar, y por nada desagradable; y así era su olor, como ella, única y espectacular.

Otilia fue una mujer muy sabia; con ese conocimiento que solo te la vida, la vida dura.  Se enfrentó a muchas batallas, unas ganadas, otras empatadas; pues ella nunca perdía.

 

mami y jadriel
Jadriel, el consentido de Otilia 1997

Me la imagino disfrutando mis logros. Acompañándome a cada programa, a cada taller, a cada reto, junto a mi.  Siendo protagonista y cómplice en mis aventuras.    Luego de haber llorado junto a mi, mis caídas y sufrimientos.  Luego de haberme visto al borde del abismo, luego de haberme visto llorar y llorar conmigo lagrimas de sangre.  Me ayudo a alcanzar mis sueños.  Gracias a ella pude estudiar y convertirme en una profesional. Estuvo conmigo en todos mis procesos de vida; y hoy la extraño tanto, mas que nunca.  Siempre estuvo orgullosa de mi.

 

 

 

Pero sabes algo, Otilia, el orgullo es mío.  Donde quiera que voy me lleno la boca con tu nombre, soy la hija de Otilia, la de Comerío  para el Mundo.  Estas presente siempre.  En este nuevo caminar, “El Calderito de Otilia” se llena contigo, con tus enseñanzas, con tu historia.

mami y yo
Otilia, Gisela y Danilka 2004. Si, la Otilia era kareokera y fans de Manny Manuel

Gracias por el privilegio de haber sido mi mejor amiga, mi cómplice, mi madre; y por no dejarme nunca.  Tu olor, Otilia, tu olor sigue aquí.

mami y yo1
Otilia y Gisela 2004

 

mami y tino
Otilia y Tino, 1 día antes de tu partida

 

1 comment / Add your comment below

¡Suscríbete Ahora!

 Recibe todas nuestra actualizaciones             

 

 

A %d blogueros les gusta esto: